¿Cómo ensayar mi próxima presentación en público?

Un error común entre quienes tiene que hacer una exposición en público es pensar que una vez que la han redactado en un papel el esfuerzo ha concluido. Gottesman y Mauro nos señalan en su libro «Técnicas para hablar en público utilizando las estrategias de los actores» que «solamente cuando hayas encontrado la mejor forma de sacar  el máximo rendimiento a tus ensayos, serás capaz de transferir tus descubrimientos a tu interpretación». No caigas por tanto, en el error de pensar que después del esfuerzo que has realizado por elaborar un buen texto todo ha concluido. Nunca pronuncies un discurso sin antes ensayarlo.

Ensayar es por tanto poner en práctica tu comunicación y sacar el discurso del papel para llevarlo a tu propio corazón y poder así trasladarlo a las personas que te escuchan. Repasar mentalmente un par de ocasiones lo que vas a decir y no escuchar tus palabras en voz alta “hasta el momento de la verdad”  hace que no tengamos verdaderamente interiorizado nuestro mensaje. Un buen orador es capaz de haber expuesto sus argumentos en más de siete ocasiones antes de llegar delante de un auditorio.

Ensayar no es memorizar al dedillo los textos, Ensayar es explorar y descubrir. La clave de una buena preparación es investigar las posibilidades dramáticas de nuestra presentación: lo que uno verdaderamente dice, cómo lo dice y cómo va a llegar a cada uno de los oyentes.

Hay modos formales e informales de ensayar un discurso.

Un modo informal de ensayar tu presentación se realiza mediante el siguiente ejercicio: aprovecha una charla informal con unos amigos o colegas del trabajo (no es necesario que tengan que saber que estás preparando una presentación) y pon en práctica previamente los argumentos de tu charla que tienes preparados, Lleva tu exposición a una conversación diaria y trata de ver las reacciones de los que te escuchan, piensa en qué puntos sientes que tus argumentos son más sólidos o en que ideas necesitas profundizar más. Ensayar de forma informal es aprovechar cualquier foro que puedas para exponer tu presentación y validar así tus ideas.

Un modo formal de ensayar es meterte solo en una sala y hacer en voz alta tu presentación. En estos casos te recomiendo que practiques lo que se denomina la visualización creativa que consiste en tratar de imaginarte a tu público, el lugar donde vas a dar tu discurso, el pensar en las personas que vas a tener enfrente de ti, y comenzar a hablar. A muchas personas les cuesta hacer este ejercicio porque lo ven ridículo, sin embargo en ocasiones es la única manera de lograr sacar las palabras del texto y hacerlas de verdad llegar a nuestro corazón. No dejes de grabar tu voz sin interrupciones (utiliza tu móvil) y oblígate a escuchar tu propio discurso.

Cuando ensayes formal o informalmente sentirás que eres capaz de encontrar la razón fundamental para dirigirte a tu público. A medida que dices tus argumentos encontrarás nuevos guiones para tu discurso y la estructura que mejor te conecta con tu audiencia.

Mediante el ensayo uno puede convencerse de sus propias palabras. Ensayar, por tanto, sirve para conectar con la fuerza de los acontecimientos y argumentos que manifiestas y te permite escuchar el verdadero sentido de las palabras que vas a utilizar.

***

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s