Los cinco minutos antes de mi presentación. Entrar en flujo.

«No me muevo mucho antes de comenzar, permanezco de pie y sin hablar, sonriendo, poco a poco empieza a entrar mi público. Me relajo. Tengo ya todo preparado con suficiente antelación, he dedicado estos cinco minutos previos a recorrer a solas mentalmente mi exposición, a revisar el mapa mental de mis ideas, la estructura de…

Anuncio publicitario